miércoles, 17 de agosto de 2016

Lanzamiento del disco de Cagon & Crista en Chile







Fue un día agitado, en el sentido más estimulante del término. Tras una indescriptible conferencia-obra en la Cátedra Domingo Sánchez Blanco, y luego de arremeter con todo en el Museo de Arte Contenporáneo, Fernando Castro Flórez presentó -ya en la tarde noche- el vinilo de Cagón & Crista compartiendo la historia "verídica" del exponente del sonido "matarile". Los espectadores, entre ellos, lo más nutrido de la escena alternativa rocanrolera chilena, estaban anonadados (sí, esa es la palabra) con el tejido ininterminable de erudición y anécdotas de Fernando para situar (y preparar) a la audición, de aquello que estaba por hacer girar en el tornamesas. Quedamos todos entusiasmados y abiertos a la escucha del vinilo, hasta que, tras terminar la cara B, se dio por terminada una memorable sesión. Al día siguiente, una serie de melómanos en la misma disqueria, se reunió a analizar esta pieza de colección, a propósito de todo lo narrado y analizado la noche anterior.

viernes, 5 de agosto de 2016

Bienvenido Fernando

Querido amigo, me alegro que estés de nuevo en mi país. Y aún no creo que mañana abrirás el evento en un lugar que considero históricamente muy cargado, cuya historia para muchos en la comunidad aún no está internalizada, como debiera ser. Estarás en el Campus Juan Gómez Millas. Ahí se ubica una de las sedes de la Facultad de Artes (donde se encuentran dos carreras, Artes Visuales y Teoría del Arte). Las otras dos están en el centro histórico de Santiago, donde se imparten las carreras de música, teatro y danza.

Este campus tiene el nombre del rector de la universidad que donó seis hectáreas de su propiedad para conformar, en la segunda mitad de los años sesenta, la Facultad de Ciencias y alojar el Laboratorio del Ciclotrón. Es el campus donde Humberto Maturana creó y desarrolló el concepto de Autopoiesis junto a Francisco Varela. Las artes llegaron a este lugar por razones circunstanciales: la Escuela de Bellas Artes, que estaba ubicada donde ahora está el actual Museo de Arte Contemporáneo en el Parque Forestal, se quemó en 1967 y estuvo errante mientras se decidió construir al sur de este Campus una nueva Facultad de Artes en el espíritu de la Reforma Universitaria, los movimientos estudiantiles y la Unidad Popular. Pero todo esto quedó cortado abruptamente por el Golpe de Estado de 1973. 

En enero de 1974, se instaló en el complejo sin terminar a la Facultad, en un clima de persecución política y desmantelamiento institucional. Lo que quedó reflejado en las implementaciones arquitectónicas aisladas y sin coherencia orgánica con lo planificado. De un complejo urbano, con muros transparentes e interconectados, todo quedó reducido a barracas enladrilladas. Este paisaje cargado de precariedad terminó siendo la característica del lugar, hasta el año 2006, cuando el decano y filósofo Pablo Oyarzun logró que el Estado invirtiera en remodelaciones en la sede, erradicando el abandono infraestructural que durante más de treinta años había marcado el paisaje de la escuela de arte más antigua del país, y la más golpeada por el autoritarismo. Estos arreglos pueden parecer insuficientes para las demandas actuales pero, hace diez años, este gesto sorprendió hasta los más escépticos. Y desde entonces, la cultura del lugar recuperó algo de la confianza perdida para generar cambios ante los embates de la historia.

Y justamente, sobre el lugar más descampado, donde sólo habían estructuras oxidadas que enrostraban a todo visitante el pasado de un proyecto de modernidad trágicamente inconcluso, es donde fue levantado el auditorio donde mañana serás recibido. Me alegro que sobre esas ruinas - aún invisibles para la memoria, por los mismos apremios de la dictadura que siguen actualizándose una y otra vez- instales tu agudeza e ingenio dejando un recuerdo que nos levantará la moral a corto, mediano y largo plazo.

Martes 9, a las 11.30 horas.


jueves, 4 de agosto de 2016



Fernando Castro Flórez llega a Chile con un disco de lujo realizado por Domingo Sánchez Blanco. El título, acuñado por Castro Flórez, lo diseñé citando a la serie de la temporada, "Stranger Things", y la idea me vino no sólo porque estaba viendo la serie, cuando tuve que ponerme a construir los flyers, sino por una foto de Fernando en calzoncillos, tomada por su hijo Manuel, posteada en Facebook, que me hizo recordar la cara de Eleven cuando aplica sus poderes psicoquinéticos. El disco, una pieza de museo, será prresentada en una de las disquerías que inició el "hype" por los vinilos en Santiago de Chile ("Tres Oídos"), un lugar sólo para iniciados como muchos me han hecho ver.  

No saber ver ni leer sabiendo ver y leer: un caso más.

Hoy me topé con un conocido, un psicoanalista que escribió sobre mi Obra Invisible, y me preguntó si me acordaba del texto. Le dije que no, en verdad no tenía ganas de decirle que su análisis era un simple cortar y pegar de lo que se dice que hago en Wikipedia. El asunto es que, con cierto dejo de sofisticación, me dijo "te lo enviaré pero está en francés". En realidad, no es que viera venir ese comentario pero le dije que se lo agradecía y que cuando necesitara una traducción al chileno avanzado, no dudara en hablar conmigo. Y luego, para seguir con la tontera, cada vez que me veía haciendo algo me largaba un chiste sobre la invisibilidad. Yo, en verdad, andaba de mala leche, estaba en medio de una manifestación contra los abusos economicistas en el país, como muchos chilenos, incluso él también estaba ahí conmigo por eso, pero no sé si entendió cuando le interesó meterse con mi obra, que mi invisibilidad  alude y se resiente justamente de aquello que nos convoca y encabrona. Y que para mi, la invisiblidad nunca ha sido un puto chiste. Ojalá lo fuera y vaya que se lo agradecería. Por lo demás, basta conocer los nueve requerimientos que exijo para convertir una obra sea invisible. 

viernes, 24 de junio de 2016

un espectaculo oculto y las ansiedades a flor del vino, un vinilo arquitectura del escarabajo

Lo cercano se hace necesario y lo de siempre, no hay porque largarlo a la primera. Para el crecimiento es necesario estar cerca de otros y conocer su trabajo así como abrir el tuyo. El jueves comí con Miguel Cereceda en Hondura de Huebra, una paella acompañada de un buen vino del priorato, comimos Manuela él y yo. Tenía ganas de contar y repasar, de nuevo, todo sobre el proyecto de la escultura habitable en Hondura, una pieza que mezcla la arquitectura y el arte con un interés máximo de que sirva para algo. Los claustros antiguos sobre sus amplios muros Despliegan en cuadros la santa Verdad, Cuyo efecto, caldeando las piadosas entrañas. Atempera la frialdad de su austeridad.(charles baudelaire). Una arquitectura necesaria sobre la creación del arte. La envolvente visión sonora, haciendo que la música salga de las piedras Tengo el defecto de mezclarlo todo y ese defecto lo mantengo por defecto. No compongo nada, me quedo con mis pensamientos tempranos. Hablo de todo lo que me está ocurriendo e intento que se divulgue por todos los lugares, que no quede en una versión elitista de unos pájaros que comen y beben mitificándolo todo. Cagon and Crista, dispuesto a reunir a músicos y artistas sensibles bajo su batuta, un tubo de cobre agujereado con un mango de baquelita del cambio de marchas de un coche. 15 artistas: músicos, performer y bailarinas con actos lumínicos transversales. La duración era siempre aproximada, según fuera el ruido establecido y el grado de concentración de unos con los otros. La pieza, en este caso, titulada "Ánimo para una miga" era un paralelismo de gran rigor ideológico de formas de hacer y producir la obra. Sacrificio para buscar aguas claras. Todos los artistas, allí, en el sitio que Cagon elige, aparecen y tocan partes individuales, distintas de los demás, un "sonido amplio" que cada uno interpreta y es responsable de completar con las diferentes alturas del director de la gran miga sonora. Cagon and Crista abre la pieza al unísono, sin separarse de su voz que es la cuerda de transmisión. La parte sonora, como en toda la obra, pone de relieve un sonido hasta juntarse con otro más agudo o más grave para hacer que se escuchen todos los sonidos intermedios posibles. La construcción de la escultura habitable en Hondura, de igual manera, copia un formato que es, que surjan inevitablemente caminos y sonidos para que los aprecie el oído y que no puedas desaprovechar nada, concretando la cartografía de una arquitectura sonora.

jueves, 16 de junio de 2016

un disco con sabor a jamon, casacando la galleta negra con la mano electroacustica

desde el humo y con el hago un perro blanco, se queda fijo y su barriga sucia llena de pezones rosas. si no estuviera desesperado hablaria en chino. en el transcurso de esta obra la sabrosa grasa que explota siendo la base del mecanismo ancestral que no para sin saber por que suceden en el momento que suceden las cosas. las cosas viven y caminan en el fondo de la naturaleza. camirar con el ruido que hace un cuhillo jamonero mientras es agarrado con un guante hecho a la medida de la mano de ingelmo Antonio, cortador de jamon sound. surco a surco, loncha a loncha y con sabor a jamon, sampleara el muslo del guarro iberico. presentacion del trabajo sonoro de cagon and crista luminous rat skin, dia 1 de julio 2016 en el DA2 museo de arte contemporaneo, salamanca. ANIMO PARA UNA MIGA, disco LP producido por promodiem music. DOMINGO SÁNCHEZ BLANCO ARTURO LEDESMA ROSA HERNÁNDEZ FRAILE ROBERTO RODRÍGUEZ KAOS DAVID ESCANILLA LOODER ROGER SOTO MICHEL BLINDER SILVIA HERNÁNDEZ IRIA YON X CÉSAR SERRANO RUBEN CASAS BARRIGÓN FERNANDO CASTRO ARTURO CARICEO DOMINGO SÁNCHEZ ZARZA MANUELA ZARZA MARTÍN

martes, 14 de junio de 2016

FRIBURGO 3334

Bizarro 2.0 está lleno de lagunas que tengo que recuperar. No es casualidad, pienso, que coincida en estos últimos años con mi responsabilidad en proyectos patrimoniales, lo que me ha permitido reflexionar mucho sobre las pérdidas, vestigios y rescates. Harán unos meses, respiré aliviado: los 17 discos que co-produje con Fernando Castro Flórez y en estrecha colaboración con Domingo Sánchez Blanco entre los años 2009 y 2012, habían por fin sido recuperados. Tuve suerte de contar con un equipo de profesionales de lujo. Volver a escuchar las obras con la voz de Domingo, Fernando, Avelino, Ernesto, Fassman y Rosa Dora remiten a una época intensa y delirantemente creativa, que en el transcurso de este año estarán finalmente re-editadas y en línea. La espera no fue fácil. Mientras estuve en esta tarea de rescate, que tomó tres años, con Miguel Romera desarrollamos proyectos como Friburgo 3334, el giro sonoro a todo lo sucedido.